Centro de Atención LaboralConcurso de FotografíaManual mi OrganizaciónManual Derechos Laborales
Menú principal

Promoción del dialogo social democracia en la empresa

Promoción del dialogo social democracia en la empresa

De sus cuatro componentes, la negociación colectiva, la concertación, la consulta y el intercambio de información, sólo los dos primeros tuvieron algún desarrollo en el sistema de relaciones laborales del país.

Dignidad cafetera - Rodrigo Grajales - Pereira

De sus cuatro componentes, la negociación colectiva, la concertación, la consulta y el intercambio de información, sólo los dos primeros tuvieron algún desarrollo en el sistema de relaciones laborales del país.

Tabla 3. Convenios y acuerdos colectivos vigentes a 2014.

 Tipo de convenio

 Casos

 %

 Cobertura

 %

 Convenciones colectivas  1.019  25,7  251.410  18,0
 Pactos colectivos  768  19,4  211.993  15,2
 Acuerdo colectivos sector público  608  15,3  826.134  59,2
 Contratos sindicales  1.570  39,6  105.000  7,5

 Total

 3.966

 100

 1.394.537

 100

 Trabajadores afiliados a Riesgos Laborales  8.936.935  15,6
 Población asalariada total  10.373.000  13,4
 Población ocupada total  21.503.000  6,5

Fuente: Escuela Nacional Sindical, Sistema de información Sindical y Laboral (SISLAB), Subsistema Dinámica de la Contratación Colectiva, con datos del Ministerio de Trabajo.

En total, en 2014 se encontraban vigentes 3.966 acuerdos colectivos de trabajo, que beneficiaron a alrededor de 1.394.537 trabajadores: 1.019 convenciones colectivas (25,7%), con una cobertura de 251.410 trabajadores (18,0%); 768 pactos colectivos, (19,4%), con una cobertura de 211.993 trabajadores, (15,2%), 608 acuerdos laborales en el sector público (15,3%), con una cobertura de 826.134 trabajadores (59,2%), (incluye fuerzas militares y policía que se benefician de los incrementos salariales, al magisterio, a docentes y trabajadores administrativos de universidades, y a trabajadores de la salud); y 1.570 contratos sindicales, (el 39,6% del total, de ellos, el 90% en el sector salud) , con una cobertura de 105.000 trabajadores (7,5%).

Por fuera del sector público, la cobertura que tuvo estos convenios fue completamente marginal: respecto del número de empresas implicadas, apenas en el 0,36% de las empresas afiliadas al sistema de riesgos laborales, (644.012 según Fasecolda), existía la presencia de algún convenio colectivo de trabajo, y eso que aquí se está incluyendo 330 entidades del Estado con acuerdos laborales colectivos y 511 empresas con contratos sindicales, contratos que en la realidad no se negociaron, sino que fueron una simple forma de intermediación laboral ilegal.

En los últimos tres años, el único avance que se ha presentado en materia de diálogo social se ha dado en el sector público en el que, finalmente, los sindicatos de empleados públicos lograron que al fin se reglamentara de verdad la aplicación del Convenio 151 de la OIT, lo que ha permitido consolidar procesos de negociación y acuerdos colectivos que hoy benefician a más de 800.000 trabajadores, independiente de si están o no afiliados a los sindicatos del sector. Estos acuerdos fueron pactados en una mesa de negociación donde intervino el gobierno nacional por un lado, (presidencia, ministerio de hacienda y ministerio del trabajo), y las centrales sindicales y federaciones de trabajadores públicos, por el otro, (acuerdo marco nacional); las organizaciones sindicales representativas de los trabajadores de la salud y la educación y los Ministerios respectivos, por el otro, (acuerdo nacional sectorial), y por sindicatos y entidades del orden nacional y territorial.

Otra muestra de la marginalidad del dialogo social en Colombia en materia laboral, es que la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales no funciona como debiera pues escasamente logran acuerdos y de llegar a tenerlos estos no se cumplen en su totalidad.

El estado no se ha conectado con las necesidades de la sociedad civil, incluyendo las del movimiento de los trabajadores, sus agendas han sido relegadas y aún no se reconoce la importancia que esta tiene en el proceso de implementación de acuerdos y construcción de paz. Asimismo, las OSC tienen redes y plataformas en las regiones que podrían aportar al enfoque de paz territorial.

Ante las problemáticas del mundo laboral, es necesario fortalecer los actores de los espacios de dialogo social. La democracia en la empresa además requiere:

  • Fortalecimiento de la negociación colectiva
  • Crear mecanismos de participación de trabajadores, y rediseñar los espacios de diálogo social en todos los ámbitos (ratificación del convenio 135 de la OIT), es decir no solo en la empresa o en el ámbito nacional con la comisión de concertación, sino también en los ámbitos territorial y sectorial.
  • Desarrollo legislativo de mecanismos de información, consulta y participación en la empresa.
  • Sistemas de mejoramiento del sistema de mediación de conflictos del Ministerio de Trabajo.

Un buen ejemplo de dialogo social sería el de conformar, reglamentar e impulsar la Mesa Laboral para la Paz, que trabaje sobre una agenda que contribuya a la construcción de la paz en el país y en la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *