Revista Cultura & Trabajo

<< Volver al índice de la editorial 83 - Volver al índice de ediciones

Edición Número 83 - Sección General

05 La jornada electoral de la Unión Sindical Obrera. Un hecho sin precedentes


LOS PASADOS 13, 14 Y 15 DE ABRIL DE 2011, SE CELEBRARON EN TODO EL PAÍS LAS ELECCIONES TENDIENTES A LA CONformación de la nueva Junta Directiva Nacional de la Unión Sindical Obrera (USO), que desde hace diez años no se hacían por voto directo.

Pero hace una década, no habían trabajadores tercerizados afiliados a la USO o, si existían, eran muy pocos. Eso marcó la diferencia.

La Junta Directiva Nacional saliente, dispuso de muchos esfuerzos institucionales, económicos y políticos para sacar adelante esta justa electoral, con errores como todas, pero finalmente exitosa, si de reconocimientos hay que hablar.

Los trabajadores, el sindicalismo y la USO –sindicato de 88 años de historia– fueron realmente quienes ganaron con esta contienda, donde estuvieron a la orden del día valores importantes como la solidaridad, el respeto y la fraternidad.

Los aciertos

Este sindicato registró, no hace más de cinco años, unos índices de sindicalización bajos, producto de la reducción sistemática de la nómina directa que llevó a este sindicato a un registro de afiliados cercano a 4.000, a nivel nacional. El primer dato exploratorio fue de 19.000 afiliados, número que demuestra que las subdirectivas han hecho un excelente trabajo de afiliación de trabajadores tercerizados –que triplican el número de trabajadores directos–, fortaleciendo la capacidad de movilización y negociación, además de las finanzas del sindicato. Este es un excelente acierto, pero no ha sido gratuito. La USO se ha esforzado para que las empresas petroleras respeten el Decreto 0284 de 1957 y apliquen condiciones laborales idénticas a las de los trabajadores directos.

Luego de superado este debate, otro acierto importante es haber sido capaces de entender que la democracia directa, al menos para este sindicato en este momento de la historia, era necesaria. Se dinamizaron las bases y los dirigentes estuvieron prestos a atender y buscar la solución a los problemas de los trabajadores. La comunicación entre las subdirectivas fue más fluida, se hicieron acuerdos programáticos más que burocráticos; y eso, oxigenó.

La designación de cargos fue menos traumática que en otras ocasiones. En esta ocasión hubo consenso en que era más importante la unidad, el fortalecimiento del sindicato, la defensa de Ecopetrol y de la convención colectiva, que cualquier rencilla personal o política.

El resultado de la jornada: veinte dirigentes de corte clasista, identificados con la lucha proletaria, cuyos resultados redundarán en beneficio del sindicato, de los trabajadores y del país.

Los desaciertos

Después del esfuerzo que implica la afiliación de un solo trabajador al sindicato (que va desde la persuasión del mismo, hasta la negación de la empresa para hacer la deducción de la cuota sindical), se decidió hacer una depuración del censo que excluyó de la jornada electoral a un importante número de afiliados con derecho a voto. No era la base de datos del Fosyga, la más apropiada para depurar nuestro censo. Eso nos impone a todas las subdirectivas del sindicato, establecer sistemas de información que permitan hacer una cualificación de nuestras listas de asociados, sin arrebatarle el derecho a los trabajadores sindicalizados.

Otro desacierto de la jornada, fue la falta de veedurías imparciales que permitieran hacer del proceso una jornada ciento por ciento transparente. Tanto la Comisión Nacional de Garantías, como las comisiones regionales, tenían intereses en los resultados, lo que no hizo totalmente transparente el proceso. Esta situación deberá revisarse dentro de dos años, si la Asamblea Nacional de Delegados decide petrificar esta forma de elección, que en mi concepto personal, sería la forma más apropiada para el sindicato.

La nueva junta deberá trabajar desde ya en organizar un proceso electoral democrático, tecnológico, transparente e incluyente para las próximas justas. No es un reto imposible. El plan piloto implementado en Barrancabermeja en esta ocasión, lo demostró, y sabemos que puede ser realidad en un par de años.

Nada insuperable. Errores propios de un proceso sin precedentes en la historia de la USO y que Dios nos dio la oportunidad de conocer y ver.

Hay USO para muchos años más.

¡Viva la Unión Sindical Obrera!... ¡Viva!

Autor: Edwin Palma Egea, Vicepresidente USO Barrancabermeja

Publicado el (día/mes/año): 26/05/2011


Compartir: | Más
banner arte en el trabajo banner concurso de fotografia banner revista
Calle 51 No. 55-78 (Boyacá con Tenerife) Medellín - Colombia
Tel#:(57 4) 513-3100 Fax#: (57 4) 512-2330 Apartado Aéreo#: 12175.

Sitio desarrollado y apoyado por Colnodo con la autorización de la Escuela Nacional Sindical