El fenómeno de la Inversión Extranjera Directa en Colombia, si bien tiene una historia larga, no asume un rol significativo en la economía nacional sino a partir de principios de la década pasada. Ello obedece a que es a partir de la apertura económica del expresidente César Gaviria, en 1991, pero fomentada por reformas impulsadas en años anteriores, que la dirigencia política y económica del país decide cambiar el modelo económico de desarrollo interno y sustitución de importaciones, por uno basado en el libre comercio y en el desarrollo de las exportaciones, el cual también promovió la llegada de capital extranjero para la inversión en el país y el apalancamiento de la salida al extranjero de productos colombianos.

Autor: Adrián Vásquez Quintero

Año: 2016

Descargar

El principal problema de casi todas las zonas rurales colombianas es la gran cantidad de población que vive allí en condiciones de pobreza y de pobreza extrema. En 2015, la tasa de pobreza en el campo fue del 40,3 %, casi el doble de la de las cabeceras, que fue del 24,1 %. Y la tasa de pobreza extrema, es decir, la indigencia alcanzó el 18 % de la población rural, cuatro veces por encima de la tasa de las cabeceras (4,9 %).

La situación de pobreza rural se explica, en parte, por las condiciones laborales de su población, cuyos ingresos son insuficientes para adquirir una canasta básica de bienes. En 2015, el promedio de ingreso laboral en la zona rural fue de $439.571, frente a $1.048.367 en las cabeceras.

Autor: Carmen Lucía Tangarife

Año: 2016

Descargar