Misión Alternativa de Empleo e IngresosCentro de Atención LaboralAgencia de Información LaboralConcurso de FotografíaMemoria Sindical
Menú principal

Sin categoría

Sin categoría
  • Sistema de información laboral y sindical – Sislab Reporte a diciembre de 2017

    Un sistema de información nace cuando se plantea la necesidad de tener información y se busca la manera de convertirla en conocimiento. Para responder a las necesidades que supone la información en temas laborales y sindicales, la Escuela Nacional Sindical (ENS) creó el Sistema de Información Sindical y Laboral (Sislab).
    Con este sistema, la ENS ha generado desarrollos conceptuales, metodológicos, técnicos (software) y un cúmulo apreciable de información que puede ser apropiada por las organizaciones de los trabajadores, sus dirigentes, la academia y las personas interesadas en el tema, como apoyo a los procesos de investigación y asesoría.

  • 10º Informe Nacional de Trabajo Decente. Colombia 2006-2010

    10º Informe Nacional de Trabajo Decente. Colombia 2006-2016.

    Apenas dos décadas después de que uno de los profetas del sueño neoliberal, Francis Fukuyama, pronosticara el fin de la historia y el triunfo del capitalismo, la desigualdad, en lugar de erradicarse, ha subido significativamente en el planeta.

    La desigualdad es un concepto relacional que expresa la existencia de “distintas oportunidades en el acceso, posesión, control y disfrute de recursos y poder, derivadas de diferentes condiciones, contextos y trayectorias” (Antón, 2015).

    Es preocupante la inequidad en la distribución del ingreso en el país, una de las más altas del planeta. Para el año 2014, según el Banco Mundial, Colombia sobresalía como el país más desigual de América Latina (con un Gini de 0,535). Paraguay le sigue y Brasil está en tercer puesto. En 2016 el coeficiente de Gini en Colombia fue 0,517.

    Llama la atención que la desigualdad social en Colombia no haya mejorado significativamente en la última década, cuando las tasas de crecimiento promedio fueron altas, rondaron el 4% del PIB anual. El Banco Mundial considera a Colombia país de ingresos medios altos, ya que su Ingreso Nacional Bruto per cápita se ubica entre 3,95 y 12,23 dólares. Pero esta categorización pasa por alto las enormes segmentaciones dentro de la población ocupada.

    En las Jornadas Mundiales de Trabajo Decente, la Escuela Nacional Sindical-ENS- presenta su X Informe cuyo objetivo es relacionar este concepto de desigualdad con las realidades del trabajo en Colombia, desde diversas perspectivas y dimensiones que componen el trabajo decente. Así mismo, en este se ratifica la necesidad de propiciar transformaciones profundas en estructuras y relaciones laborales todavía marcadas por la precariedad, la incertidumbre de los trabajadores, así como fuertes manifestaciones de desigualdad, discriminación y amenazas o presiones a quienes ejercen su derecho de sindicalizarse.

    Según el seguimiento hecho por la ENS de los últimos 10 años, en el mundo laboral del país persisten los mismos problemas estructurales que obstaculizan el camino hacia una sociedad más igualitaria: tasas de desempleo en niveles superiores al promedio de la región, elevada informalidad laboral, menor proporción de los asalariados en el total de ocupados, mayor participación del empleo cuenta propia (autoempleo) y el trabajo temporal; y un empleo cada vez más concentrado en el sector de los servicios.

    Como muestra el informe persiste el déficit y falta mucho camino por recorrer para alcanzar condiciones de trabajo decente en las que se genere empleo estable y productivo, disminuya la desigualdad, cese la persecución contra los trabajadores que buscan mejorar sus condiciones de trabajo sindicalizándose y el Estado tenga la capacidad de proteger los derechos de la población que trabaja.

  • Documentos juridicos

  • Occupational health in the 20th and 21st centuries –On the denial of the right to health and freedom from sickness–

    There have been meaningful advances in the field of history of health/sickness during the last four decades in Colombia. In spite of this, if our production is compared to that of the richest countries in Latin America (Brazil, Mexico and Argentina), the task of supporting these types of studies in our context still re-mains urgent. Especially as it is a complex and rich field, in which there is still a lot to be done.

  • Documentos de la Escuela 82 – Condiciones laborales y retos de trabajo decente en las ciudades de Barranquilla, Cartagena y Santa Marta, 2011

    La región del Caribe colombiano tiene 9.479.102 habitantes (Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, 2010), que corresponden al 21,3% de la población nacional y que representan una densidad poblacional de 72 habitantes por km2; esta densidad es mucho mayor a la del resto del país, que llega a 39 habitantes por km2. La región ha tenido un crecimiento poblacional del 1,74% anual, superior al promedio nacional que ha sido del 1,61%. Según esa misma información (DANE, 2010), y en relación con los grupos poblacionales, para el 2008, en el Caribe colombiano residía el 42,8% de la población indígena del país, es decir, un total de 569.190 originarios; la población ROM (gitanos) representaba el 61,6%, con 2.991 habitantes del total nacional; y la población afrocolombiana, era del 32%, equivalente a 1.380.102 habitantes. El 29% del total de la población del Caribe colombiano, habita en las ciudades de Barranquilla, Cartagena y Santa Marta, y son el objeto de esta investigación.

  • Revista Cultura & Trabajo Nº 78-79

    No podemos seguir el camino hacia el abismo

    Hace unas semanas, Fedesarrollo hizo públicas sus propuestas para una nueva reforma laboral y pensional, para, según ellos, mejorar el empleo y garantizar las pensiones de los colombianos.

    Las propuestas se centraron en que no sea obligatorio incrementar el salario mínimo cada año. En otras ocasiones han pedido que no exista salario mínimo, que se desmonten los parafiscales que sirven para financiar las Cajas de Compensación Familiar, el SENA y el Instituto de Bienestar Familiar, y adicionalmente que la edad de jubilación se incremente e iguale entre hombres y mujeres a los 65 años.

    En gracia de discusión, el país debe revisar los costos y la eficiencia del sistema de compensación familiar y evaluar qué cambios se le pueden introducir. También es necesario discutir la edad de jubilación de las mujeres, reconociéndoles el trabajo del cuidado que realizan y que no es contabilizado y mucho menos remunerado. Pero esta propuesta no resuelve el problema estructural del acceso de los trabajadores a una pensión. Y en materia salarial, es necesario construir una política salarial más allá del mínimo legal, salarios profesionales, salarios por categorías de empleo, etc. Pero en ningún caso se podría aceptar una fórmula de congelación de salarios, entre otras cosas porque sería contraria a la Constitución y, sobre todo, porque no aumentar el salario de los trabajadores es un golpe para la vida de una familia, es la reducción de sus posibilidades.

    Todo esto, claro está, con otro enfoque y otro objetivo: crear condiciones de trabajo decente para todos los trabajadores, y no con el enfoque que hemos ensayado por casi tres décadas, que es reducir costos laborales y precarizar las condiciones de trabajo.
    Por eso pensamos que no se puede seguir viendo al trabajo como un costo, e ignorar la situación de millones de trabajadores. Es increíble que después de dos reformas laborales y pensionales se busque otra con el mismo objetivo. ¿Cuáles fueron los resultados? Se ha generado un desempleo estructural mayor del 12%, una informalidad del 58% y las dos terceras partes de los trabajadores están sin protección social.

    Cabe la pregunta: ¿por qué los empresarios aspiran a más, después de siete años de grandes ventajas zonas francas, contratos de estabilidad jurídica, Agro Ingreso Seguro para grandes empresarios del campo, cerca de 27 billones de pesos en exenciones y beneficios tributarios en los últimos 4 años? ¿Será que esta reforma laboral y pensional que están solicitando es el costo para apoyar la reelección? ¡Qué falta le hace al país que el conjunto del empresariado esté comprometido con la responsabilidad social! Responsabilidad que empieza porque las empresas busquen también buenos resultados para sus trabajadores.

    Basta mirar unos cuantos indicadores para ver los contrastantes resultados de esta carrera hacia el abismo que nos proponen. Somos el segundo país de América Latina, después de Puerto Rico, en dar facilidades para hacer negocios. Triste liderato; parecido y en algo relacionado con ser el país más peligroso del mundo para ser sindicalista. De otro lado, somos el séptimo país en América Latina en índice de oportunidades para las personas, el noveno en desarrollo humano y el tercero en línea de pobreza (1,25 dólares por día, unos $2.300, lo que valen 33 minutos en un parqueadero en Bogotá), y el primero en desigualdad.

    Sería conveniente ensayar por unos años otra política laboral. Las tres centrales sindicales colombianas presentaron hace varios meses un conjunto de propuestas para reactivar la economía, generar empleo y proteger los desempleados. Nadie las escuchó. Los medios casi nada reportaron. El gobierno se negó a discutirlas. Y los empresarios aprovecharon para formular su nuevo pliego. Otra oportunidad perdida para cambiar de rumbo.

  • Cultura & Trabajo N.º 77

    Revista Cultura & Trabajo Nº 77

    Mujeres trabajadoras: En los cien años del sindicalismo en Colombia

    Cuando uno se adentra en la lucha sindical tiene dos cosas claras: el respeto por la clase obrera y el respeto por las mujeres, ojo con eso los compañeros que están en esta lucha empezando.
    Libardo Mesa

    En junio del 2009 se realizaron tres eventos relevantes para el sindicalismo y para las mujeres trabajadores y sindicalistas: un homenaje que la CUT-Antioquia y la ENS rindieron a las generaciones anteriores y nuevas de dirigentes sindicales, en el Museo de Antioquia, con ocasión de la celebración de los 100 años del sindicalismo en Colombia; en la que se recordó que el 31 de agosto de 1909, fue expedida la resolución que le reconoció personería jurídica a la Sociedad de Artesanos de Sonsón; la celebración de la Tercera Conferencia de Mujeres de la CUT; y la Conferencia de la OIT, dedicada al tema trabajo decente y vida digna para las mujeres.
    Tres espacios que, con lógicas y dinámicas diferentes, confluyen sin proponérselo. En uno le hablan los sindicalistas a la juventud que ha de relevarlos: en este caso y por fortuna, una mujer los representa. En el segundo la OIT le habla a la comunidad de países, a los empresarios e incluso a la dirigencia sindical; y en el tercero, la conferencia de las mujeres se dirige a otras mujeres y a los varones, algo sordos, sobre su clamor de participación, equidad y paridad.
    Nos preguntamos ¿qué diferencia a las generaciones de mujeres que han trasegado estos años y qué las unifica? Esos cien años han visto pasar sustanciales modificaciones en la vida y participación de las mujeres trabajadoras. Tabacaleras, cosecheras, obreras fabriles, costureras y trabajadoras en su casa, han sido reemplazadas por maquiladoras, trabajadoras a domicilio, vendedoras por catálogo y empacadoras que reciben propinas a las puertas de un hipermercado. La precariedad campea por donde se mire y las cooperativas de trabajo asociado alejan los derechos de las manos femeninas, mientras crece la informalidad y el desempleo y se profundiza la brecha de ingresos. La diferencia podría hacerla, la ampliación de la presencia femenina en cargos de dirección de la organización sindical, la conquista de derechos y libertades y una sociedad donde las mujeres sean dueñas de su cuerpo, ganen en autonomía de sus vidas y sus ingresos y tengan amplios horizontes vitales.
    En la Tercera Conferencia de las Mujeres de la CUT, las sindicalistas se reconocen como cofundadoras de la Central, construyen sus propuestas y perfilan mecanismos para obtener, en las urnas, el puesto en las juntas directivas de los sindicatos, que por derecho les corresponde: en el Comité Ejecutivo de la Central y en las mesas de negociación, en medio de la articulación del debate entre clase y género, como dos partes constitutivas de una realidad.
    La deliberación en la CUT sobre el tema, es liderada por Ligia Inés Alzate, única mujer en el Comité Ejecutivo de la Central, y es alentada por las palabras de la senadora Gloria Ramírez, digna representante de la participación política de las mujeres sindicalistas en la vida del país.
    En la 98º Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT se reitera la necesidad de tener a las mujeres en el corazón del trabajo decente, y la construcción de un pacto mundial para el empleo, como alternativas para lograr la superación de la crisis que gravita en las entrañas del orbe. Su perspectiva anuncia “preparar ahora un futuro mejor” y “trabajar por una justicia social para una globalización equitativa”.
    El pacto busca que las asuntos sobre el empleo y el mercado de trabajo, la protección social y el respeto a los derechos laborales, sean pilares en las políticas destinadas a enfrentar la crisis, sin que sean las mujeres las afectadas: las desempleadas, las desprotegidas.
    Así mismo, se hace otro llamado al cumplimiento de los derechos de afiliación y asociación sindical, señalados en el Convenio 87, propugnando por mayores niveles de diálogo social, como respuesta a la larga violencia antisindical colombiana.
    Finalmente, el acto conmemorativo de una dirigencia sindical sobreviviente y que representa las luchas en la construcción del sindicalismo antioqueño, sus protagonistas, con la claridad que brindan los años, nos han regalado testimonios para atesorar en el corazón y para llevar a la práctica. He aquí una muestra de ello:
    “No me queda más que agradecer y valorar el acompañamiento de las mujeres: disciplinadas, claras, honestas, inmensas… tiraban el delantal y desfilaban con nosotros”. Sindicalista del Club Campestre.
    “Donde la mujer no está, las cosas no marchan, donde no están ellas, las cosas se enredan”. Oswaldo Marín

  • Alternativas para crecer 12

    Escuela de Liderazgo Sindical Democrático. N.º 12. Alternativas para crecer. Nivel I. Sensibilización: Reconociéndonos como niños/as

  • Cuaderno de Derechos Humanos 16 – Informe sobre la violación de los DH de los sindicalistas colombianos en 2005